Linfomas

Conocidos también como tumores sólidos hematológicos, son un grupo de anomalías cancerosas que se desarrollan en el sistema linfático, y que además forman parte del sistema inmunológico humano.   



En cuanto a sus síntomas, generalmente se encuentran los ganglios linfáticos con un tamaño mayor de lo normal en diversas áreas del cuerpo, como el cuello, las axilas o la ingle, y cuya detección puede realizarse palpando. Sin embargo, hay ganglios afectados que no pueden ser detectados de esta manera, y sólo se logra cuando surgen otros síntomas como la fiebre, pérdida notable de peso, entre otros.

Asimismo, existen dos tipos básicos de linfoma: el de la enfermedad de Hodgkin, y los no Hodgkin. Luego de especificar el tipo de linfoma, se clasifica de acuerdo a su pronóstico (probabilidad de recuperación) por grados: bajo, intermedio y alto. No obstante, un nuevo sistema, REAL, divide los tipos de linfoma según su comportamiento clínico en tres categorías: indolente, agresivo y altamente agresivo.

Sin comentarios

Añade tu comentario